Este es un espacio de catequesis en el que encontrarás enseñanzas, noticias, mensajes, y reflexiones que te permitirán conocer la verdadera doctrina y te serán útiles en tu camino de fe.


¡¡¡Gracias por tu visita!!!

17 de septiembre de 2012

Jesús se admiró de él y dijo: "Os digo que ni en Israel he encontrado tanta fe"

Del santo Evangelio según San Lucas 7, 1-10 
En aquel tiempo, cuando terminó Jesús de hablar a la gente, entró en Cafarnaúm. Un centurión tenía enfermo, a punto de morir, a un criado a quien estimaba mucho. Al oír hablar de Jesús, le envió unos ancianos de los judíos para rogarle que fuera a curar a su criado. Ellos, presentándose a Jesús, le rogaban encarecidamente: "Merece que se lo concedas, porque tiene afecto a nuestro pueblo y nos ha construido la sinagoga". Jesús se fue con ellos. No estaba lejos de la casa, cuando el centurión le envió unos amigos a decirle: "Señor, no te molestes; no soy yo quién para que entres bajo mi techo; por eso tampoco me creí digno de venir personalmente. Dilo de palabra, y mi criado quedará sano. Porque yo también vivo bajo disciplina y tengo soldados a mis órdenes, y le digo a uno: "Ve", y va; al otro: "Ven", y viene; y a mi criado: "Haz esto", y lo hace". Al oír esto, Jesús se admiró de él, y, volviéndose a la gente que lo seguía dijo: "Os digo que ni en Israel he encontrado tanta fe". Y al volver a casa, los enviados encontraron al siervo sano.(Aciprensa.com)


Comentario:

Cuando terminó el sermón de la planicie entró Jesús en Cafarnaúm, la base desde la cual Jesús hacia su misión cuando estaba en Galilea. Casi de inmediato se encuentra con una petición de curación, pero ésta era algo diferente. 

La historia se refiere al esclavo de un centurión. Un centurión era un oficial del ejército  - como indica su rango – con cien hombres bajo su mando. Él se unió presuntamente a la guarnición romana en la ciudad o a una de las fuerzas de Herodes Antípas. El ejército romano en general no tienen una buena reputación y la película de Mel Gibson "La Pasión de Cristo¨ no es del todo una injusticia en retratar la crueldad y la brutalidad. Sin embargo, hay algunas excepciones en el Evangelio que no aparecen y están a la sombra. Este es un buen ejemplo del peligro de los estereotipos de cualquier grupo de personas - algo que todos fácilmente estamos muy  propensos a hacer. 

Él no era necesariamente un romano pero ciertamente no era un Judío. Era un forastero Gentil (no judío). Su esclavo, que era muy querido para él, había caído gravemente enfermo. Esto, a su vez, supone que trataba bien a su esclavo. Sin lugar a dudas, había escuchado las historias de lo que Jesús había hecho por medio de la curación y se preguntó si su esclavo también podría ser ayudado.

Sin embargo, como un extraño que no se atrevía a acercarse a Jesús personalmente. Él envió una delegación integrada por los ancianos del pueblo judío. Estos no son los ¨ancianos¨ mencionados en la pasión de Jesús, sino simplemente miembros respetados de la comunidad judía local. En el relato de Mateo, el centurión se acerca a Jesús mismo. Lucas le hace llegar por medio de influentes amigos judíos lo que parece más plausible. 

Al parecer, estaban más que dispuestos a ayudar, porque decían que él era muy cercano a los Judíos pues había construido incluso una sinagoga para ellos. El escenario está siendo preparado para la historia de Cornelio, también soldado y el primer gentil cristiano, en los Hechos de los Apóstoles (cf. Hechos 10:1 ss.).

Mientras Jesús iba de camino a la casa, el centurión envió de inmediato un mensaje que no era necesario que Jesús venga personalmente. Como amigo de los Judíos, sabía que un devoto Judío y, especialmente, un rabino, no podía entrar en la casa de un gentil. Él no quería ser una fuente de vergüenza para Jesús. 

"Yo no soy digno de que entres bajo mi techo", (o a mi casa) dijo él - palabras que usamos ahora cada vez que nos preparamos para acercarnos a la mesa de la Eucaristía. Así como él se sentía indigno de ser abordado por Jesús. Él sabía que Jesús no tenía más que decir una palabra y su esclavo quedaría sano de nuevo. 

El reconoció la autoridad muy especial que tenía Jesús, una autoridad, en algunos aspectos, no muy diferente a la suya como oficial del ejército. No tenía más que decir a un soldado: "Ve", y va; al otro: "Ven", y viene; y a su criado: "Haz esto", y lo hace".. Jesús pudo hacer lo mismo. 

Jesús está sorprendido por la fe del hombre. "Nunca he encontrado tanta fe, incluso en Israel." Sólo dos veces en el Evangelio Jesús se describe como asombrado. Esto es causado por la fe de un pagano, y el otro fue causado por la incredulidad de la gente de su pueblo de Nazaret (Marcos 6:6).

Cuando la delegación regresó a la casa del centurión, se encontraron con que el esclavo estaba totalmente bien de nuevo. 

Lo que impresiona mucho en esta historia es el personaje del centurión que contradice todos los estereotipos del soldado romano que la persona promedio en Palestina habría tenido. Él es amable y cuidadoso con su esclavo. Ha contribuido a la construcción de la sinagoga local. Él es muy sensible a las costumbres judías y no quiere avergonzar a Jesús acercándose a él directamente. Y, cuando Jesús se ofrece a ir a su casa, él dice que no es necesario. Él sabe que Jesús, como un Judío, se convertiría en impuro por entrar en una casa gentil. Él es un buen ejemplo de lo equivocado que se puede estar en generalizar acerca de ciertos tipos o clases de personas. También ilustra claramente cómo un gentil podría ser una persona digna de pertenecer a la comunidad cristiana. De hecho, esta historia se prepara el camino para que más tarde el relato de Lucas en los Hechos de un centurión, Cornelio, siendo recibido como el primer gentil miembro de la comunidad cristiana (Hechos cap. 10). 

El factor clave, por supuesto, en esta historia de la curación es la fe de los gentiles, una fe que Jesús dijo que él nunca había conocido aún entre muchos de su propio pueblo. A partir de Cornelius, esta experiencia se repetirá en la Iglesia antigua como los primeros cristianos, todos los judíos, comienzan a darse cuenta de que también los gentiles son llamados a seguir a Cristo y que su Espíritu lleno de fe puede ser tan fuerte como la de cualquiera de ellos. 

Para nosotros hoy es un recordatorio de que Jesús puede revelarse a las personas más improbables y que nunca debemos presumir que una persona está incapacitado para la vida cristiana basada en el comportamiento pasado o cualquier otra característica. Dios puede llamar a cualquier persona y lo hace. 

Vamos nosotros también, siguiendo el ejemplo del centurión en nuestra confianza en el poder sanador de Dios en nuestras vidas. 

La edición y el subrayado son nuestros
Tomado de ¨Livng Space¨  commentaries on the dayli readings

En este día tomemos como ejemplo la fe de aquel centurión. 

Que la misericordia y la confianza e el Señor no les falte. 

Gracias